Ansiedad

paulo-coelho-ansiedadLa ansiedad es una emoción que puede definirse como miedo o aprensión ante un peligro o amenaza, que puede ser real o imaginaria; y que en ocasiones surge sin que la persona pueda identificar un desencadenante claro.

En muchos casos sentir ansiedad es normal; pero puede convertirse en un problema cuando se vuelve crónica,
cuando aparece sin un acontecimiento que la genere o cuando es tan intensa que se vuelve desadaptativa. Estas situaciones provocan un malestar notable y un deterioro clínicamente significativo de la actividad del individuo

Ana Barrio – Psiquiatra especializada en trastornos de ansiedad

En la ansiedad patológica, el síntoma principal es la presencia casi constante de preocupación o tensión, incluso cuando hay poca o ninguna causa. Las preocupaciones parecen saltar de un problema a otro, como problemas familiares o de relaciones interpersonales, cuestiones de trabajo, dinero, salud y otros problemas. La persona puede ser consciente de que sus preocupaciones o temores son más fuertes de lo necesario; intentando reducirlos o evitarlos; pero en ocasiones esto genera más culpa y más preocupación, empeorando la ansiedad.psiquiatra-ansiedad-madrid

Cuando se sufre de ansiedad, la persona siente mucha angustia, y tiene diversos síntomas como nerviosismo, inquietud o impaciencia, dificultad para concentrase, fatiga, irritabilidad, problemas para conciliar el sueño, que suele ser no reparador ni satisfactorio…La ansiedad tiene un componente físico muy importante, por lo que además la persona puede sentir  tensiones musculares (temblores, dolor de cabeza), sensación de falta de aire, dolores estomacales, nauseas, mareos, taquicardias, etc. Estos síntomas físicos suelen ser motivo de mayor angustia y preocupación; dado que el individuo puede no identificarlos con la ansiedad y pensar que tiene una enfermedad grave, que le falta el aire, que esta sufriendo algún proceso cardiaco…

Tipos de trastornos de ansiedad

Existen diversos trastornos de ansiedad; para los cuales es importante el tratamiento integral psicoterapéutico y farmacológico, como son el trastorno de pánico, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), la fobia social (o trastorno de ansiedad social), las fobias específicas y el trastorno de ansiedad generalizada (TAG).

Los síntomas derivados de estos trastornos generan un malestar significativo en la persona que lo padece; y a largo plazo, pueden derivar en un deterioro de las relaciones personales (a nivel laboral, social, familiar, de pareja…) y de otras áreas relevantes en la actividad de la persona

Por ello, una adecuada evaluación, diagnóstico, tratamiento y seguimiento puede resultar de gran ayuda para evitar y mitigar el sufrimiento de la persona; así como ayudarle a retomar una vida plena y satisfactoria.